martes, 14 de febrero de 2017

Bruja


A veces no creo lo que pienso y la mayoría de ellas pienso que lo que creo es verdad.
Mi corazón es una piedra dura. Perdí mi alma con la primera maldición. 
No elegí ser la más bruja de las brujas, sólo una de tantas. 
La primera maldición fue la del padre; se cumplió.
La segunda fue la del hijo; también fue concedida. 
La tercera no llegó, la dejé al arbitrio de lo supremo, pero por ser una de tantas y no la más bruja se ejecutó. 
No elegí bien. 
Mi corazón no es tan duro como yo creía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario