viernes, 25 de marzo de 2016

Amapolas blancas

No hay belleza en esta vida
a no ser por las amapolas blancas
con las que suelo soñar
y lo bello de estas
es un retal de cielo
donde el viento mece tu sonrisa,
donde no se respira,
donde sólo hay cielo
y quizá
una nube que lleva tu nombre,
nicho y lecho
del níveo anhelar.
No habría vida
en esta vida
si este cúmulo
se quisiera disipar.

No habría vida ni belleza
donde sólo hubiese certeza
y el quizá
no se nombrara
ni tuviere voz que callar.

Heritage of the Future de Michael Cheval, Kotelnikovo
 (Rusia, 1966)