sábado, 13 de febrero de 2016

Doliente en vela

La noche es una mirada
que clava su oscuridad
en mi alma fragmentada,
y ella, loca que loca,
resucita los dolores
y les da forma de espada,
penetrando brutalmente
en las carnes, en los huesos,
en mi nada enajenada.

¿Dónde está el consuelo?
¿Dónde marchó el pensamiento?
¿Por qué no termina la luna
de herir este firmamento?

Así deambula mi mente,
borracha de asesinas neuronas
traidoras de mi causa,
convertidas en garras eléctricas
rasgando la mísera tortura

de tantas noches sin esperanza,
tambaleando mi sueño
en la cuna de las desgracias.




  In hoc signo vinces de Zdzisław Beksínski, 
                     Polonia (1929-2005)