jueves, 27 de noviembre de 2014

Tu palabra

Las personas son parecidas a las palabras,
casi igual que ellas han nacido.
Unas son préstamos de otras;
otras son sólo derivadas.
Existieron algunas muy primitivas
y de ellas todas han aprendido.
Demasiadas personas resultan compuestas 
y muy pocas quieren ser sinceras.

Hay personas que saltan sobre las palabras
como si saltaran sobre charcos,
con la alegría de los niños 
que no entienden de vocablos,
son  palabras amables,
elementales, independientes,
creciendo espontáneas
entre tu lengua y mis dientes.

Tú, eres palabra sencilla,
sin demasiadas vocales
ni consonantes mayúsculas;
palabra que cruza el río
sin rozar el viento, sin sentir el agua...
... aquella palabra escondida
tras el borrón de mi mano,
palabra marcada en papel cuadriculado.

Eres pensamiento sin rumbo
describiendo una estela
sobre mi piel de arena,
motivo ornamental de mis cuadernos mudos.

Tu palabra es mi equilibrio,
tu persona el contrapeso requerido.

¡Ay, amor mío! 
¡Que palabra tan bonita es tu palabra! 
No la borres de mi boca aventurera
que tendré frío.

Ilustración de Oscar T. Perez
http://oscartperezilustracion.blogspot.com.es/






viernes, 21 de noviembre de 2014

Amor

Tengo clavado en los huesos
y entretejido en las ramas
un amor que me desgrana.

Querer quisiera la mente
no conocer esta suerte
por la que mi voz declama.

Sinapsis de las entrañas
en los espacios sin calma,
provocando sensaciones.

Dilatados cuerpos celestes
con su brío incandescente
iluminan estos sepulcros.

Siento una sombra en los techos,
humo de amor que se escapa
de la combustión del ánima.

Querer por querer quisiera 
que al corazón llegara
de aquél por el que suscribo.
     

Tengo y siento esta emoción,
pero por querer... quisiera
ni sentirla, ni tenerla.

¡Amor, rompes mi espalda
con tan excesiva carga!
Amando, sin que amado haya.

Esperándote, collage  de Randy Mora (Colombia 1986).








martes, 18 de noviembre de 2014

Todos quieren...

Todos quieren ser poetas,
ratones de las cloacas del alma,
alarifes de las palabras,
traficantes de alucinógenas rimas;
poetas de la cintura
que rodean con la mano,
poetas de lo divino y de lo humano.

Todos quieren...


Quieren ser trovadores,

pajarillos de las ramas altas,
cocineros de los sinsabores,
viajeros de los lugares
omitidos en los mapas,
soñadores del deseo
pintando cuadros que leo.

Todos quieren...


Deberíamos ser todos poetas,

porteadores  de  estiércol y rabia
para saber lo que pesan estas maletas,
pasión, incertidumbre y sospechas;
cazadores de gritos al alba,
presas de melancolías "al dente",
discípulos de las orgías de los ausentes.

Todos quieren...


Todos quieren ser portavoces 

de las sentencias del corazón.
Todos deberíamos ser, 
sin reservas ni excepción.
Todos quieren ser poetas, 
también yo.


La reproducción prohibida (retrato del poeta Edward James)
 de René Magritte, Bélgica 1898-1967.



miércoles, 12 de noviembre de 2014

El diario

Largas melenas 
enredadas.

Aspiraciones de cabezas 

desiertas.

Días que trascurren desde los labios
al humo del suburbio de mis manos,
repetitivamente 
pero sin monotonías,
directamente atonales 
y enfermos
de tu ausencia,
en una sala de urgencias 
al gota a gota enganchados.

Días que pasan,

que pasan de largo
subidos en rápidos verbos,
huyendo, 
escapando
hacia una línea convergente,
corriendo por los renglones.

Días de diario

sin calendario.
Días,
días que son de trapo
y con ellos 
me tapo.



El Dueto, de Gerrit Van Honthorst  Utrecht  
(Paises Bajos), 1592-1656.


martes, 4 de noviembre de 2014

Ciega esperanza



"Hope" de George Frederick Watts, Londres 1817.

Bebamos de ese afrodisíaco,
el vaho en los labios
de las ventanas.

Te oigo,
aunque creas que no escucho.
Y escucho...

¡Ven,
agrúpate conmigo y las palmeras
en la orilla de este mar!
¡Ven
y bebamos el vaho en los labios de las ventanas
una vez más!