viernes, 25 de abril de 2014

Cuestión de lugar

¿Dónde está todo aquello que viví,
lo que ya no tiene nombre,
los aciertos y los errores,
el paisaje de los días
cuando el otoño más largo
era la ropa extendida
sobre el suelo del jardín?,
¿dónde los juncos entretenidos
con el aire, con el río,
aquellas banalidades humildes
que llenaban los momentos
entre el almuerzo y la siesta
sin conciencia de este hastío?
¿Dónde quedó?
¿Dónde lo he metido?, 
¿en los bolsillos de lo que he sido
o en las palabras que ya no digo?



"No way" de Lohmuller Gyuri,  pintor autodidacta.
Rumanía.

miércoles, 23 de abril de 2014

Azahar

Azahar,
aroma de niñez
preñada de blanca ilusión,
caminito de perlas
que borda la inocencia de la mañana
en la zona oscura de la inspiración,
donde la materia prima
es la mueca irrisoria
de un payaso enloquecido
haciendo malabares
con pedazos del corazón.

Probablemente

donde cabe una espina
también hay sitio para escuchar
esas voces pueriles
que corrían entre naranjos
iluminando con sus estridencias
la insensatez de la vida;
y escondida entre las ramas
alimentarse de la fragancia
dulce y nívea de la infancia
en un Levante, hoy marchito,
de vertederos y alambres,
cautivo de la civilización.

Sedante perfume

navegando en las acequias,
nuestros juegos sencillos
de agua cristalina y fresca;
todo era nuestro
sin saber que lo era,
embriagados como abejas
de esta esencia de pureza
que vuelvo a sentir tan cerca
tan lejos de lo que soy...
...esperpento de la primavera.

Azahar,

no me vuelvas a buscar
que me envenena tu néctar
y mi mente ya no acierta
a vislumbrar la realidad;
que sólo quiero olvidar,
y tú me traes remembranzas,
ramitos de ácida esperanza
para adornar esta espina
hija de un albo rosal...
...y aquí, no cabe nada más.



Christian Schloe, Austria.


miércoles, 16 de abril de 2014

En ti

En ti vacié mis ojos
cuando tu boca
era mi casa,
por eso ahora, aunque no lo creas,
ya no puedo ver.

Quiero traer a la vida
los mismos recuerdos muertos
de cuando mis ojos veían,
pero una mano muy fina
rasga el cielo sin esfuerzo
y en lugar de sangrar azules
nacen otros niños ciegos;
lloran sobre mis brazos,
huérfanos,
sin documentos,
anónimos de las tinieblas
atravesando los muros,
entes de este lugar oscuro.
Pero lo más desagradable
no es la ceguera ni este vacío
sino que ando con ellos
sin saber donde me dirijo,
vagando entre suposiciones
hacia un "no sé" que no existe,
fetiche de poderoso embrujo.

En ti vacié mi vida
y ya no encuentro mi sitio,
en ti,
mi amigo...
...y en cada latido 
muero contigo.

Stephen Cefalo, nacido en Alemania,
viviendo en Estados Unidos.

miércoles, 2 de abril de 2014

Sensación

Lo que no lloran los ojos
llueve sobre las palabras.
Lo que no dicen los labios
recitan las hojas
que agita el viento 
de los verbos pasados,
calladamente,
en secreto,
como la semilla que germina
de la noche a la mañana
bajo la afortunada tristeza de la luna.

A pesar de todo

soy feliz,
de la misma manera
que un árbol extiende sus ramas,
porque mis raíces
se perpetúan en tu amor;
amor por instinto,
amor por derecho,
amor desde antes de que hubiéramos amado;
de la misma manera
que un árbol deja caer sus frutos,
porque caduca su ciclo,
perpetuando su especie...

...ufana sensación

grabada a hierro
en la corteza de este corazón...


Pintura de Mike Davis,
 polifacético artista de California (EEUU).