lunes, 17 de febrero de 2014

Entre hilar y tejer

Apenas soy un nosotros vagabundo
sujetando el hilo de tus laberintos;
soledad pluscuamperfecta,
añadidos del  pasado
de un sabor conjugado.

Apenas soy una ridícula Penélope

reteniendo el flujo de su destino;
boca de trapo,
tejido carcomido,
indecente constancia
de eterna fidelidad.

Apenas soy 

sin ser.

Y sin ser

soy lo que soy.

Apenas 

ruido de rosas rotas,
de rejas robadas,
de ramas resucitadas...
...reservadamente rara.

"Les feuilles mortes" de Remedios Varo, 1956.



lunes, 10 de febrero de 2014

Tus caballos


Tus caballos beben en la alberca de mis senos
y el reflejo de sus crines es una tarde de enero
que se prolonga hasta cielos que ya no puedo admirar.

Vienen, beben y se van
coloreando mi escote con el tañido de su trote,
alborotando la espuma de las ondas de mi pluma.

Se van, duermen y vuelven
reavivando la locura de esta tregua cruel y oscura,
imperando en la pradera de este ser que aún te espera.



"La caza", óleo de Janto Garrucho. Manresa, España.

jueves, 6 de febrero de 2014

Aprendiz


Sólo soy un aprendiz
de las arrugas de tu rostro
cuando ríes,
cuando lloras,
cuando el dolor te somete
y callas tu lamento
subterráneo
aquí,
en la profundidad de mis manos
que son torpes,
que a veces  no saben sostener
el aire que estremeces,
ese aliento
de tu última boca,
la sombra de esta angustia 
que no deja de revelarme cuanto te amé,
cuanto te sigo amando.


Pintura de Eduardo Naranjo, España.


miércoles, 5 de febrero de 2014

Inductor


Siempre que se destruye un corazón

hay una ráfaga que azota

con el impulso de cada latido,
                                                                                  
una corriente discontinua

que sólo desea

que el golpe que le sigue 

sea el último.



Pintura al óleo de DeAngel, 1966 España