lunes, 20 de enero de 2014

Cada noche...

Las noches son una cadena 
de oscuridades impresas,
una ausencia de tus besos,
una ladera hacia el norte,
la catedral de mis excesos.

Aquellas avenidas largas,

susurros de nuestras esquinas,
muerden las horas de luna
donde cada diente
es un puente
para cruzar a tu orilla.

Mis deseos

ya no son de este mundo.
El olvido
es una falacia,
una resignación ingrata,
una caja de guadañas,
una invención sin autor
colocada sobre mi cara.

Perpetúo, con mil razones,

esta orgía de introspecciones
que jadea en las mazmorras,
donde heces y grilletes
disimulan sus estrecheces...

...Y cada noche 

eslabones oscuros,
y argollas donde amarrar
impresas palabras.




"Furit aestus", óleo de Roberto Ferri. Italia.

lunes, 13 de enero de 2014

Cita con el Dr. Peset

He comprado los minutos que me alejan de ti
a un perro cojo, que antes fue lazarillo
de los desórdenes ambiguos que maltratan y devoran,
esos que parecen niños tirando piedras
a los tejados de la desolación,
siendo engendros de poca talla
con eternos años en su barba,
malvados supervivientes
que otorgan y luego embargan.

Y tú, siendo el cirujano de mi amor

me recomiendas tiritas para estas grandes averías
que sufre mi corazón.

¡Doctor, deme cita con urgencia

que ya he perdido la razón!



Pintura de Zdzislaw Beksinski


domingo, 12 de enero de 2014

Sólo eso, conocidos...

Yo no te necesito a ti, eres tú la que me busca.

No soy tu enfermera, tú te presentas ante mi con enfermiza amistad.


Te aclaro que ese desenlace, que es el peso de mi alma, nada tiene que ver con esto

que tu llamas vecindad.

Que no eres clara ni pura aún lavando tu carita con el agua bendita

de tu pila bautismal.

Que, aunque me decepciones, aún me sobran cojones para echarme a la espalda

tus observaciones necias, 
tus vírgenes bellas y castas,
tus dominios, que crees que son míos, cuando me mandas a buscar
otra amiga con la que jugar,
cuando aquí la que ha jugado
has sido tú, con mi  cándida generosidad,
con la miserable humildad que yo tengo por castigo
y tu buscas al abrigo de un santo al que implorar.

Aún pareciendo mentira, no te guardo rencor,

porque, si bien, no tengo patria ni Dios
no traiciono ni desprecio, sean amigos o enemigos,
o como tú consideras, sólo eso, conocidos.


Pintura de Colette Calascione (EE.UU).

Mentira 1981




Y no miento cuando escucho la voz de la escarcha,
ni cuando el alba despierta sonrisas...
                                           ...sólo miento cuando no tengo tiempo...
                                    será por eso que siempre miento.


Pintura de Colette Calascione

Falsas esperanzas

5:30
Se habrá perdido. 
¡Claro! No le dí mi dirección.
¡Quizá la recuerde!
¡Hace tanto tiempo!
7:25
Ya no viene.
Sí, se como es...
igual no se ha acordado.
¡Tal vez le ha ocurrido algo!
No lo se.
10:45
Es imposible.
Mañana lo esperaré otra vez.



Ilustración de Nicoletta  Ceccoli.

sábado, 11 de enero de 2014

El expreso de Farhana

 I

El expreso de Farhana 
es un águila sobre el agua,
sobre el agua mediterránea, 
un ser que dejó sus alas
en extranjeras montañas,
para volar en mágica alfombra
desde el Rif hasta su casa.
El ave de plumas plata
construye una pirámide blanca
y cuando llega a la cima
cae en manos de la reina
de todas las damas albas;
canela pulverizada
encerrada entre líneas amargas.


 II


El expreso de Farhana
lleva una estrella tatuada
en la inmensidad de su alma,
lucero, brillo de daga,
lumbre de vidas pasadas,
madre y mujer de sus días
de soledad mercenaria.
El expreso no anuncia llegada,
no hay estación ni parada,
no es un tren desde Farhana;
es la huida, la salida
del escenario que le atrapa,
la evasión hecha palabras
suturando heridas de bala.


    III


El expreso de Farhana
arranca su piel con ganas
sin que vibre su garganta,
expele desde sus entrañas
piedras de punta afilada
que flotan sin peso ni prisa
sobre el pozo de la templanza
Ahoga, en artesana fragua,
la incandescencia esmeralda
de los campos en lontananza,
voces de limpio azahar
en la orilla de mi falda,
volantes de olas enanas,
prisioneros de Farhana.



Pintura de David  Michel Bowers.