lunes, 28 de enero de 2013

Elementos


Hay estrellas en tus ojos
      que no cesan de iluminar      
el crepúsculo de mi almohada,
esferas incandescentes
en cielos aún no sondeados
que aunque parezcan lejanos
los alcanzo con mis manos.

Pero no hay estanques ni ríos
donde se puedan reflejar
contenidos de tu morada,
aguas transparentes
que de mis sueños escapan
y en otro mundo empapan
los enigmas que te acompañan.

Elementos sometidos
al desequilibrio voraz,
uno llega a mis sentidos
el otro va donde tu estás.



Tomasz Alen Kopera, Polonia 1976


                          

viernes, 25 de enero de 2013

Estatuas


Estatuas vigilantes
anidan en angostos pedernales,
grises conchas
de dureza insuperable
que sostienen, taxativas,
el quehacer de estas espías.

Estáticas oteadoras
de principios y finales,
sucesiones inapelables
de miles de historias caducas
que sustentan,incesantes,
la curiosidad de tales vigías.

Efigies, 
símbolos del ser...
... saben más de lo que callan.
Imágenes, 
apariencias moldeadas,
gritos del alma.



Pintura de Juan Medina, México 1950.

domingo, 20 de enero de 2013

Sin título




La pasión se convirtió en incongruencia,

trozos de vida que viven en mí.

Soledad de una distancia sin unión,

un balance infinito de heridas breves.


¿Quién obliga al camino que andamos

a retorcer las sendas?
¿Solo nosotros?


El vacío se apodera de la existencia,

un monólogo repetitivo del no ser.


La inexistencia nos da la mano,

desfallece la angustia aniquilando la razón.



Willian Blake, Londres (Inglaterra  1757-1827 )
Pintor,grabador,poeta y místico.

miércoles, 16 de enero de 2013

Pasajeros del tiempo


Como minúsculos pasajeros del tiempo,

en efímeras circunstancias de las dimensiones.


Parpadeos de la mirada celeste,

remanentes de un espacio

vertidos al mar súbitamente;

sucedáneos del abstracto,

castillos de agua en la arena,

construcciones del arrebato;

crisálidas de contenido perlino,

perímetros de procesos vitales,

direcciones memorables del destino;

causas de efecto débil,

miserables sustancias coloidales,

complementos ligeros del redil;

concepciones materiales del espíritu,

pinceladas espontáneas en el ocaso,

ínfimas subordinaciones del ímpetu.


Todo ello somos y en tal medida

creyéndonos nuestra absurda supremacía.

Óleo de Ángeles Santos Torroella, Portbou -Gerona- (España 1911-2013)

jueves, 10 de enero de 2013

Poeta en los 80


El camino es agrio
y andamos cómo si no tuviéramos manos,
cómo si tampoco tuviéramos ojos,
como si la boca y las orejas
se hubieran esfumado;
sólo nos quedan los pies henchidos
y la maleza del sendero...

Aquí el poeta no es sino molestias.

A la hierba muerta
se le caen los hijos,
besando el suelo,
lamiendo la espuma de la orilla.

Aquí el poeta no es sino un lamento.

Anoche el rocío
aplastaba la tierra
con su perfil ciego;
anoche cromática y ligera.

Aquí el poeta no es sino el loco.

Y las venas
salen al monte y pacen,
cierro los labios
y caigo en la espesura.

Aquí el poeta no es si no es solo.

Canción nocturna
con luna de trapo;
destellos de tinta
meteoros de arena.

Aquí el poeta no es sino la estela.



"El triunfo de Thot",pintura de DeAngel, Barcelona 1966 (España).


Se


Se que aquella soledad de la que me hablaste
ha venido a visitarme sin avisar,
y aún teniendo mi puerta cerrada
ha invadido las estancias de tu casa.

Se que dijiste que no tenía que recorrer
grandes distancias para estar contigo,
qué con sólo preguntarle al aire
responderías con tu mágico toque de presencia.

Se que escribes con mi mano tus recuerdos
en ese libro que no pudiste terminar,
que fuiste tú el guía de las almas-niño
aquella mañana en aquel doloroso lugar.

Se que estás en esa zona iluminada,
esquina enamorada de lunas llenas.

Se que eres el retiro y la nostalgia
que ha invadido las estancias de tu casa.


Pintura de Pascal Chove, Francia.


sábado, 5 de enero de 2013

Así nos miente


Así nos miente la vida
con su dolor de virgen ultrajada,
harta de aparecer entre harapos y rabia,
tejiendo donde el silencio
un enjambre de pasos inciertos.

A cada día su llanto,mientras el cristal  se empaña
más y más con su engaño.
Cuanta más existencia
más ferviente el deseo de muerte,
más venganza deambula
vestida de locura amarga,
donde el sabor y la lengua
viven en desprecio mutuo.

Así nos miente la vidacriando ocasos de vana eficacia,
retorciendo la senda
para no avanzar más allá de su espalda,
exagerándonos la miseria,
por si fuera poca la pobreza de nuestras mentes.



Pintura de Mark Ryden, Oregón (EEUU).

Sátira 95


Desde esta fortaleza,
que está por encima de todos ellos,
veo acercarse un rebaño
con pezuñas de cerdo ibérico;
se lo comen todo a su paso,
sean niños o tiernos tallos,
estopa podrida o pequeños retazos
que pobres gentes han ido dejando.

Se regocijan en ciénagas de llantosque han horadado los campos,
esos que fueron adolescentes
llorando a la muerte y el desencanto.

Lo mismo les da pisarte que morderte,pues no tienen paladar ni sienten.
Lo mismo les da que huyas o que te quedes
pues no saben de amor ni entienden.

Son del color de la rosa, rosadospara parecer ínfimos y delicados,
y luego clavarte su rabo sacacorchos
en el latiente rojo interno del pecho.

El puente elevado de nuestro castillo
los deja a la espera al borde del foso
donde viven las fieras de nuestra consciencia,
creadas para salvar el orgullo, el honor, el amor.

Desde esta fortaleza,
torre tú y torre yo,
hemos lanzado las flechas
que sin llegar a matar
han ofendido a los cerdos
que nos quieren devorar.
Nos quieren para su alimento,
para endulzar la amargura
que les corroe por dentro,
para que por sus tripas corra
lo que no les corre por puercos.

Y encima son tan absurdosque de su carne grasienta
aprovechan hasta lo que no es suyo,
sin apenas darse cuenta
de que viven porque nosotros vivimos,
corren porque tienen que alcanzarnos,
piensan, sin en algún momento piensan,
porque ya hemos actuado.

Ahí los tienes,apuntando con su hedor fétido
a nuestras almenas,
creyendo que bajaremos el puente
y entrarán por las buenas.



Pintura de Heidi Taillefer, Montreal (Canadá)



jueves, 3 de enero de 2013

Donde voy


Voy en búsqueda de una paz
que transforme la esperanza
de mis días,
llevando como único equipaje
el silencio que provoca 
la despedida.

Camino sin caminar

porque donde voy
no hace falta andar.

Me he tornado delincuente

de esas sendas,
usurpando sin medida
el conocimiento ajeno,
herencias que estremecen
los pilares de este cuerpo.

Y en mi batida,

he intimado con seres
que no se alimentan
de naturalezas muertas.
Viven en mi mente 
y toman de ella
lo que nunca supe desarrollar.

Pertenezco al universo,

y siendo mi capacidad
de esta índole,
manifiesto mi presencia
iluminando tus sueños,
lugares lejanos
de difícil localización.


...Camino sin caminar
porque donde voy
no hace falta andar...