lunes, 31 de diciembre de 2012

Mayo 1982

Sonidos que se disuelven intranquilos
junto al alcohol y las sonrisas.
Muertos entre las fotografías,
vivos entre sollozos y lamentos.

La mano dulce y temblorosa de la tarde cae sobre nosotros,
se acomoda en silencio
y nos distrae.

Saltan libres en el cielo
las penúltimas bocanadas de tristeza,
y la oscuridad
va venciendo en combate frío a la tarde.

La esquina opuesta se tapa los ojos,se enmascara de culpabilidades.

Por entre las miradas pequeñas
nos va enfermando el corazón.

Silbamos con aire imaginado de poetay nos conformamos con colorear el ambiente.


 The Inebriated Nation de Mitch Griffiths Inglaterra 1971



jueves, 27 de diciembre de 2012

Nuestros hijos



Hablar de nuestros hijos
es recrear la niñez,
la que dejamos atrás 
sin querer;
Es sentirse en su párvula piel
reflejados,
alimentar la dicha 
de que son la continuación
de un episodio singular
de nuestras vidas.

Nuestras vidas...
separadas y anudadas
sin saberlo,
solo presintiendo
una brisa de aromas
que nos empujaba a buscar,
a ti en muchos puertos,
a mi en un pozo sin fondo
que siempre estuvo seco.



Hablar de nuestros hijos
es tenerte aquí cerca,
aunque  no exista  sol
que proyecte tu sombra;
Es saber que mañana
te encontraré en sus pasos,
esos que tu diriges en sueños
de cuando en cuanto.



The Kids de Stephen Cefalo, 1976 Alemania.



¿Qué le pasó al tic-tac de tus horas?


Escapamos  de un pasado 
que siempre nos alcanza.
Huimos de un recuerdo
y el presente se convierte
en aquello que dejamos atrás.

Voces, voces, voces,
voces en la cúpula de la memoria,
en el interior del alma pura.
Haces honor a tu nombre,
mi niña de manos de cristal.



Se rompió tu ser
siendo tan joven,
sin haber aprendido a andar;


Se dobló tu imagen
en un espejo 
sin reflejo,
en un doblez hacia la parte opuesta.
Dulce tu risa,
se convirtió en llanto,
manto que oculta tu sagrado rostro
de ojos curiosos y
boca que pide sin mover los labios.



Luz de mis noches en vela,
estrella que guía mis pasos,
esencia de amor, 
aroma de pan que alimenta mi vida.


¿Qué le pasó al tic-tac de tus horas?



Tan dócil y segura
viviste tu niñez. 


Aquellas manos 
que acariciaban el aire con fragilidad
son ahora armas que amenazan,
las mismas que escribían historias
hoy marcan tu cuerpo de desesperación.
Se apoderó de ti
la amargura que nunca debiste conocer.



Sé que encontrarás el camino
que te devuelva la calma,
que me devuelva a mi niña,
esa parte de mi que más me duele
y que no se cómo aliviarle este dolor.








jueves, 20 de diciembre de 2012

Rosas

Yo no quiero ser
sino de aquél que fui,
por eso,
robo rosas 
en jardines descuidados,
viveros que carecen
de amo que los vele.



Las vengo a traer
entre mis manos,
donde sus rojas espinas
se han clavado,
para ponerlas al arrimo
del que fuera
pensamiento
omnipotente
 en mi tejado. 



Christian Schloe, Austria.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Cuando llegó el mal

Soy fuente de la que bebe tu boca
y cuanto más bebes
más deseas esa cristalina esencia,
la transparencia que baña tu ser.

Me siento dichosa de ser el brebajepredilecto de tu elección,
el único y verdadero líquido
que te da vida.

Nací desde el blancopara llenar tu vacío,
para ser parte de ti
en tu interior.
Y ahora este sufrir,cuando ya lo habíamos sufrido todo,
esta tristeza que no dejaremosque se adueñe de lo nuestro.

He adoptado tu formacomo única manera de existencia,
y han llovido sobre ti
los más íntimos secretos 
de mi fórmula,
de la simpleza a la complejidad.
Soy imán para tus manos,luz para tu oscuridad,
silencio 
para tu estruendo de volcán,
un pañuelo de lágrimas secas
que ayer dejamos en algún lugar.



Ilustración de Beatríz Martín Vidal, Valladolid 1973.

1984


La única parte de mí
    que siente algo
           tiene el sudor manchado,
                     las uñas secas,
                           el silencio creciendo,
                           y el dolor de las ojeras arrimado a la nada.
La única parte de mí
     que no siente
            viene con las tardes de lluvia,
                       se detiene
                       y observa el delirio de la otra mitad.


Efecto mariposa, óleo de Adam Lupton, Canadá .

Trece versos


Cada puerta que se abre o cierra
es el deseo de tu presencia,
la sensación de que detrás del ruido,
viene el contacto que acelera 
la marcha de mi corazón.

Y es que cada día
me doy más cuenta de tu necesidad,
de la mía.
Aunque me distraiga,
siempre hay un lazo en el ambiente
que me enreda a ti,
como una espiral, 
hacia el centro.


Pintura de Andrew Gonzalez, Texas (EEUU), 1963.





martes, 18 de diciembre de 2012

Así fuimos


        Más que nada era la esencia de la espera la que había traído, como un rayo fulgurante,
aquel aviso insospechado de lluvia haciendo resurgir las heladas semillas que, cabeza abajo, pretendían huir del presente en el que descansaban y de vuelta hacia arriba alcanzaban esa gota que centelleaba, con sabor a sol, tocando de lleno sus encantos entre la tierra reseca que, a las horas, se expandía para absorber de pleno la humedad.

         Así fuimos en un tiempo, el que nos condujo al centro de las casi llamarlas tentaciones blancas.
         Así hablaban las arpías: prohibido acercarse a la verdad, prohibido seguir hasta el final a aquél que despertó tan inmensa sensación.
         Ahora, asomada al río, desde el puente que él tendió para mí, sigo viendo pasar las mismas lenguas viperinas. Pero, ¿que importan?, nosotros hemos crecido y ellas siguen enanas a nuestros pies.



viernes, 14 de diciembre de 2012

Pertenencia


No se que tengo en la cabeza
¿presión, ansiedad, dolor...?,
el peso de tu muerte.
No me libero de este malestar,que es mío,  
y tampoco quiero liberarme de él.

Nuestro destino se quedóen una casa en ruinas,
allí donde comenzó
el deseo y la pasión,
donde vivió el desenfreno
el verdadero amor.

¡Mi único y puro amor!,
el que rompió las formas
de todo lo determinado.
No hay diferencia
entre las lágrimas de ayer y las de hoy,
todas son por tu sublime esencia.

Quiero retener tu voz en mis oídos,que vuelvas a pronunciar mi nombre
tantas veces repetido por tu boca,
la misma que bebió la lluvia cándida
que dejaste caer sobre mi piel
refrescando los silencios y las miradas.

No quiero entregarme al olvidoaún estás en mí,
eres mío  
como yo tuya...

...pertenencia de las almas,
pertenencia de los cuerpos,
pertenencia del recuerdo.



Imagen digital de Catrin Welz-Stein, Alemania.

La fuerza que nos guía


Busco a Dios  
porque anhelo con vehemencia
encontrarte en el etéreo de los tiempos,
en los espacios que como viviente me son vedados.
Los creyentes me apartan de él,
por eso indago en la reserva de sabiduría
que potenciaste en mí,
para estar más cerca de ti.


Pero, si existiera esa fuerza superior
que nos guía,
que nos pone en el camino que hemos de vivir
y aún disponiendo de libertad
venimos a hacer lo que esa fuerza quiere que hagamos,
o nos destina a sucesos de los  cuales 
no quisiéramos tener conocimiento;
si esa fuerza siempre está presente
obligándonos a  aceptar su caprichosa trayectoria,
siendo la misma que nos une y nos separa,
nada podemos hacer
salvo observar el devenir...

Nuestro Dios es nuestra alianza, nuestra fuerza para amar,
nuestra verdad.




Pintura hiperrealista de Kiéra Malone, Francia.


martes, 11 de diciembre de 2012

No podemos acabar así

La esperanza fue mi aliada
hasta tus últimos días,
aún viendo como te ibas
pensé 
que se equivocaban,
pensé 
que solo dormías.


Mariposas de alas inertes
custodian lo que fuiste un día:
compañero, amante, guía,
arena donde mis pies se hundían.


Estabas tan distante
y yo tan bloqueada,
tu alma entre dos mundos
mi agonía desbordada;
un futuro predecible
de miradas sin palabras.


Te entregaste al delirio
de esa lengua de hielo,
enemiga de mis cosas
que oculta entre las sábanas
me ha robado tu cuerpo.

No podemos acabar así
tú muerto y yo viuda.
No podemos acabar así,
este viaje
no tenía horario de salida.


Lágrima de lo infinito de Gabriela Amorós Seller, Alicante (España).




Sombras


La soledad de tu sombra
descansa sobre las paredes
blancas
que forman mi corazón,
espacio nutrido de tu propia luz
que proyecta el espectro
de tu nombre:
silente sonido sublimado.



La amargura de mi sombra
se alarga hacia tus manos
vacuas
que indelebles transmutan,
espacios imaginados de mi razón
que amamantan la esperanza
del recuerdo:
sigiloso susurro serenado.



Arte digital de Catrin Welz-Stein, Alemania.


domingo, 9 de diciembre de 2012

Fue un sueño


Mi espíritu ha quedado
suspendido en tu recuerdo,
ingrávido en el espacio
que ocupó un día tu cuerpo
astro de luz perpetua,
concepción 
inicio 
sustento.

No hay palabra de tu boca

vibrando en este universo,
ilusión en el silencio
que oficia mudos arpegios.

Hemos marcado un camino

en el vaivén de la vida
y al final a la deriva
nos ha cortado los pasos
un desdichado destino,
vistiéndonos con harapos
lo que creíamos ambrosía.

Esa víscera fue un sueño

del que no queríamos despertar,
las entrañas de otro dueño
sometidas a tu palpitar.

Árbol de hoja caduca,

prisionero en otro lugar
dejó desnudo, 
antes de otoño,
al que creía soñar.



Endymion.1872.
George Frederic Watts, Inglaterra.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Estiaje


Ha faltado la lluvia 

en estos últimos tiempos,
no ha querido el cielo
regar tus campos;
En su lugar vino el llanto
a inundar los límites de tu resistencia.

Secos están la vid

y la higuera,
la hierba del camino
y la flor de la ribera.
Sin agua se quedó tu río 
y tus ojos montando guardia
por el recelo de los pájaros negros,
no vayan a lanzarse prestos
sobre el hastío de tu enamorada.

Quizá, si hubiera llovido,

en esta hora
reclinarías sobre mi tu espalda
y este amargo duelo mío
no recorrería mi alma;
Pacerían en tus campos
mis manos corderas blancas.

Ahora si llueve

ya es tarde,
ninguna gota alcanzará tu gracia,
solo serán pasos tenues
que me recordarán con nostalgia
tu mirada en mi ventana,
el sonido en los cristales,
tintineos transparentes
que revivían tu infancia.


Pintura, óleo sobre lino de Joaquín Flores, 1989 (México).



viernes, 7 de diciembre de 2012

Los límites de la existencia

Elegiste el mes séptimo
para iniciar un viaje sin retorno,
tú, que preparaste las maletas muchos años antes
y mira que fatalidad 
te fuiste desnudo
sin más abrigo que el de mis ojos que te vieron partir.
Seco mis lágrimas día tras día con el mismo pañuelo,
el que trajiste escondido cuando viniste a mí.

Todo empezó mucho antes de que me diera cuenta.

Aunque ya no duermas a mi ladoduermes dentro de mi
en la densidad de mi sangre,
en mis ojeras que son cuencas horadadas por un río
interminable y salvaje que nunca decrece,
porque nació con el sopor y el llanto del amor que duele,
ese que no te deja vivir y provoca ansiedad ,
el que derriba murallas y golpea cimientos 
desatando huracanes de locura.

Tú me acercaste a Dios 
por obra del amor infinito y transgresor,pero ya no sé si este Dios nos ama 
o nos desprecia.
Nos amó quizá
cuando nos amamos
y durante tres lastimosos años
te tuvo entre lo vivo y lo muertosin querer dejarnos 
pero alejados de su lado.

La sabiduría humana ,que es divina en el ser,
te abrió una puerta a través de otro 
que cerró la suya;
pusimos esperanzas  a una imaginación poderosa,
una fe de vida que se nos ha ido de las manos.

Mi amor es un final no deseado tras una urna de cristal.
Hemos sido niños al bode de un precipicio
con la ingenuidad en los ojos ciegos,
queriendo ver lo que queríamos ver
hasta que nos hemos dado cuenta
de los límites que cercaban nuestra existencia.




Muchas veces

He sentido el crepitar de tu fuego en mi alma silenciosa,

un chasquido de energía que duerme en mi corazón.

Transformaste mi esencia y ahora te busca
como rayo que persigue la luz de la que fue creado.



Muchas veces mi razón imagina una escapada de este mundo,
pero tengo miedo de no encontrarte al otro lado
y aparecer donde las almas perdidas,
sin oportunidad de alcanzar
la vibración sonora de tu estela.



jueves, 6 de diciembre de 2012

No quise,no quiero.

Me paralizó el miedo,
y no quise creer 
lo que era inminente.
Y tú,
tan niño y tan consciente,
no hacías más que divisar buitres
sobrevolando tu suerte.

¡Amor mío,

cuanto dolor ha soportado tu corazón!

Siempre supiste

lo que yo ignoraba.
Tus esquemas se alteraban
con solo  imaginar
que  no me observabas,
y sin piedad
descomponías la materia misma
de la que estaba formada
la sólida muralla 
de nuestra fortaleza.
En verdad fuiste un genio:me otorgaste
todos los deseos que pedí.

He sido dueña y esclava,
amiga y enemiga,
ruido y silencio,
palabra de tu boca y
en  mi boca tu nombre
un burbujear que llenaba 
de savia fresca mi existencia.

Necesito seguir amándote,fue lo más valioso 
que me enseñaste.

No quiero aceptar lo que hay,
no quiero;
Ayúdame a encontrarte
donde siempre te busqué.

¡Amor mío,cuanto dolor ha soportado tu corazón!
¡Amor mío,
cuánto dolor he de soportar yo!




Pintura acrílico de Jo Joosten, 1956 Bélgica.

martes, 4 de diciembre de 2012

Antes del último viaje



Ya, antes de que tú te marcharas,
la soledad acechó nuestras vidas;
la sentimos los dos 
cuando compartimos con ella silencios del corazón.


Con aquella relación se creó un submundo de aleatorias obsesiones,
un no comprender sucesivo, 
un fatuo declive entristecido.



Se abalanzó sobre nosotros la miseria de lo incierto,
inmóviles, en suspensión 
quedaron nuestros proyectos.



A la par vivimos este trágico destino:
tú preparando el camino
yo manteniendo tu equilibrio.



Antes de que tú te marcharas,
dolor y lágrimas dibujadas nos sobraron a los dos,
cuando encontramos la huella 
eco de nuestra destrucción.


Marcela Bolivar, arte digital  en Colombia.

lunes, 3 de diciembre de 2012

La última tierra

Yo fui la última tierra
donde el guerrero dejó descansar su espada,
la última brisa que alivió su espíritu.

Antes de mí hubo otras tierras,
alguna fue inhóspita,
otras de paso, donde reclinar su cuerpo
y volver a la batalla.

Hubo una,
a la que su mente siempre estuvo arraigada,porque era buena tierra,
donde sembró semillas
que se convirtieron en árboles
de gran sombra para su dicha.

También hubo una tierra lejana,en las montañas,
al abrigo del enemigo
donde su estirpe inició el ciclo.
Malas lenguas hablande linajes añadidos,
oscuras necedades
de las que nunca fueron testigos.

Más, he de hacer constar
que siete estandartes ondeanal frente de su batallón.
Cinco se mantienen unidos
en el centro del escuadrón,
dos en los flancos, distantes,
ajenos a la misión.

Yo fui la última tierra,su última nación 
cuando ya nada esperaba,
después que tanto esperó.


Arte digital de Michael Vicent Manalo, Filipinas.